lunes, 23 de junio de 2008

Un libro duro y necesario

Hay veces que no apetece leer un libro que se sabe duro.
Hay libros duros que es bueno leerlos aunque no apetezca.
Hay situaciones que no deben olvidarse del todo para evitar que en el futuro se repitan.




Estas consideraciones me hice durante y después de leer el libro "Los peces de la amargura" de Fernando Aramburu, con una sensación de verdad y congoja ante situaciones que por las dos décadas largas que he vivido en Vizcaya y Guipúzcoa, conozco de cerca.

Recomiendo este libro. Merece la pena. No sé decir más.

4 comentarios:

chon dijo...

Thomas, te felicito por tu blog. Me ha venido muy bien para comprar dos libros de regalo (para padre e hijo). Aunque de la lista que tenía hecha para el chico de 15 años no he encontrado nada (siempre me pasa lo mismo en la FNAC), así que le he comprado "Los renglones torcidos de Dios" de Luca de Tena. Lo leí hace muchos años y creo que era bueno. Supongo que es correcto para un chico de 15 años, no?

Thomas dijo...

Muchas gracias Chon. Me alegro de que te sirva.
El libro de "Los renglones torcidos de Dios" lo leí hace muchos años, y el recuerdo que tengo es que me encantó. Pero no sé si lo veo para un chico de 15 años. Como novela y argumento me pareció magnífico, pero creo que la problemática de los enfermos mentales exige una cierta madurez.

De todas formas, si lo lee te agradeceré que me digas lo que le ha parecido.

mercedes dijo...

No he leído Julia, pero con lo que dices en tu blog, ya me apetece una barbaridad empezarlo cuanto antes

Thomas dijo...

Pues esperamos tu comentario cuando lo leas, Mercedes. A ver que te parece.