miércoles, 2 de septiembre de 2009

Dos relatos breves paradigmáticos

Hay algunos relatos breves que no deberían faltar en ninguna biblioteca que se precie.
Seguramente en la tuya tendrás unos cuantos.
Son libros estrechos que, a ojos de alguien poco culto o de los que valoran los libros por su tamaño o por los metros de estantería que llenan, serían libros indignos y de poco valor.

Poco a poco trataré de ir poniendo en el blog algunos de esos relatos. Admito sugerencias, como siempre.
En este caso -ya que son breves- voy a poner dos en esta misma entrada, aunque no tienen nada que ver uno con otro.

Uno es "El hombre que plantaba árboles" de Jean Giono.


Es maravilloso.


Y el otro os lo recomiendo porque se ha hecho recientemente una buena edición ilustrada, con motivo del bicentenario del nacimiento de Nikolai Gógol.

Se titula "El capote", y de él dijo Dovstoieski "Todos provenimos de "El capote" de Gógol".


Me parece importante este breve relato para comprender mejor muchas de las obras de los clásicos rusos.

¡¡Qué los disfrutéis!!!

3 comentarios:

Escarlata dijo...

Podéis encontrar ambos online. Para el primero basta una sencilla búsqueda en google. Para el segundo podéis utilizar librosenred.com. Yo he disfrutado mucho leyendo ambos libros.

Anónimo dijo...

El libro de Giono....maravilloso, sólo queda esperar que alguien lo haga realidad.

Nicolas dijo...

El protagonista de "El capote" es un hombre vulgar, un pobre funcionario. El capote es el proyecto de su vida, hacerse un buen abrigo, a la medida. Hace frio en San Petersburgo, pero el capote es también estatus social, elegancia, un cambio de vida. Buen relato para la crisis.