domingo, 15 de noviembre de 2009

La herencia de Eszter. Un libro muy bien escrito

De los libros que he leido de Sándor Márai, este es el que me más me ha gustado.

"La Herencia de Eszter" me pareció colosalmente escrito, con unos diálogos impresionantes, tanto en su desarrollo verbal como en el trasfondo que te va llevando a descubrir la verdadera trama de la relación entre las personas.



El guión se puede resumir en que Eszter (o Esther) es una mujer soltera que vive sin demasiados problemas. Un día aparece un viejo amigo que años atrás había hecho mucho daño a su familia y la había traicionado a ella. Se instala en su casa y Esther se encuentra con sentimientos contradictorios hacia él, y va viendo como acaba de nuevo con su vida.

Los caracteres bien definidos, y un modo de escribir muy propio de este autor, que hace ver a cada personaje desde varios puntos de vista, que parecen incompatibles, pero que son muy reales y en los que muchas veces el lector se ve reflejado.

Es de los libros que al acabarlo te queda la sensación de que has leido algo que merece la pena. Aunque es verdad que Sándor Márai no es precisamente la alegría de la huerta.

9 comentarios:

Beatriz dijo...

A mi es la novela que menos me ha gustado de este autor. Me pareció genial "La mujer justa".
Como insinuas todas las novelas son amargas, personalmente procuro no leerme varias seguidas para no ver la vida gris

Pilu dijo...

¡Vaya! A mí es la que menos me ha gustado de las primeras que se tradujeron. Después tampoco me gustó demasiado "La hermana". A veces tengo la impresión de que se empieza por traducir la mejor del autor, en este caso "El último encuentro", y al tener éxito, buscan el resto de su obra, que ya no es tan buena. Me pasó con Wilki Collins, Nemirovsky...

Eva dijo...

Pues creo que me has convencido en lo de "es algo que ha merecido la pena", ASÍ QUE CREO QUE ME LA APUNTARÉ.
uN ABRAZO.

Gise dijo...

Pues esta no me la he leido... de este mismo autor destacar "La mujer justa" me pareció impresionante...

Thomas dijo...

Me alegran las valoraciones diferentes.
Mi relación con la obra de Sandor Márai es sencilla: ésta es la primera novela que leí. Después enganché "El último encuentro", y me pareció una sucesión de diálogos largos y trabajados, pero demasiado densos. Lo acabé con cierto trabajo.
Y unos meses más tarde empecé "Divorcio en Buda", y no lo pude acabar.

Gracias por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

un placer encontrar este lugarcito... yo una novata de 17 años que busca algo nuevo para leer... aunque no pueda comprarlo, pero siempre hay alguien por ahi que puede prestármelos =)

Ale

maribel dijo...

Hola Thomas,
Marai es uno de mis autores favoritos, como siempre que surgen estos debates, el orden en que leemos los libros creo que es determinante, ya que el primero es un fogonazo, un descubrimiento, una prosa nueva y a veces las expectativas con los siguientes son muy altas, como dice Pilu,me pasó con Nemirovsky.

Yo sigo al húngaro desde hace años, el primer ejemplar que leí no se titulaba como más tarde "El último encuentro", sino "A la luz de las velas", me deslumbró, desde entonces dosifico sus libros, he leído también a los autores que le inspiraron como Konstolany ( más triste aún), el último de ellos, los diarios, lo tuve que dejar en espera de un mejor estado de ánimo, ya que su exilio en California, su nostalgia y la muerte de su esposa me resultaban muy duros, sabiendo como sé que se suicidó, muy poco antes de la caída del muro...

Creo que "Los Rebeldes", una obra de juventud, recientemente traducida será un soplo de aire fresco.
Una nota en mi lectura de La herencia de Eszter, allá por el 2002:
Leo la historia de Eszter y Lajos. ¿quién es la víctima y quién el verdugo?. Lajos está mintiendo con todo su ser, pero..!Qué cartas más maravillosas sabía escribir!.

Un saludo ;-)

bibliobulimica dijo...

Lo tengo en el librero esperando su turno para ser leído ¡Gracias Thomas, por recordarmelo!
Un abrazo,
Ale.

Thomas dijo...

Muy bueno tu comentario, Maribel. Creo que es casi más interesante que la entrada.

Para Ale-txiki: ánimo con la lectura. Si quieres consejos de libros para 17 años, me dices.

Y para Ale-haundi: da gusto escribir para que lea gente como tú, siempre tan animosa.