jueves, 9 de febrero de 2012

Una visión distinta de la guerra

Pienso que hay dos tópicos muy repetidos sobre la el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial:
Por un lado la visión que han transmitido durante años las películas americanas: los soldados alemanes son siempre los malos y además son medio tontos; siempre pierden, muy marciales pero alelados.
Por otro lado está la percepción de que todo el ejército alemán eran como las SS, nazis sin escrúpulos.



Creo que ni una cosa ni otra son ciertas. Y este libro que acabo de leer "La bandera invisible" me ha servido como contrapunto a esas dos visiones.

El escritor y protagonista de esta narración autobiográfica, Peter Bamm, luchó siendo muy joven en la Primera guerra mundial. Después estudió medicina y participó en la Segunda guerra mundial, como médico militar, en el frente ruso, al cargo de un hospital de campaña.

Peter Bamm se consideraba luchando bajo la Bandera Invisible que engloba a aquellos que están en la guerra tratando de ayudar a la gente que está sufriendo y que necesita ayuda.

En las páginas de este libro se ven muchas historias de una humanidad heroica. Y se vislumbra lo que tiene que ser un ejército que no confía en sus jefes, embarcado en una guerra que no entiende.
Peter Bamm no edulcora nada, ni evita la responsabilidad del ejército alemán en los duros episodios que se vivieron, pero hace ver muy bien la paranoia del que llama "el hombre primitivo" que está en Alemania y manda en el ejército, y la actitud de "los otros" en referencia a los nazis que poco a poco se van infiltrando en el ejército a la manera de comisarios políticos.

Me ha gustado mucho y me parece un libro recomendable para todos, pero diría que necesario para los que les gustan las novelas e historias de guerra.

2 comentarios:

bibliobulimica dijo...

lo tengo apuntado desde hace tiempo, no ha llegado aún por aquí, pero ya le puse una estrellita en mi lista ;) ¡gracias Thomas!

maribel dijo...

Interesante Thomas, me parece que no aporta nada una postura maniquea, es muy sano salir de esos estereotipos.
Leer historias donde se habla de la duda, de los espacios grises, me viene a la cabeza la obra de Javier Cercas Soldados de Salamina o la magnifica obra de Claudel El informe de Brodeck o en Almas grises donde el horror de la Gran Guerra cobra forma en una pequeña aldea.
Y como veo que Ale te ha visitado, en su blog hay bellas historias de Ayuda con mayúsculas, donde recordar a los verdaderos héroes.

Un saludo ;-)
El Guisante Verde Project