lunes, 19 de marzo de 2012

Una novela juvenil interesante


Me gusta la literatura juvenil. He leído muchas novelas de este género y valoro especialmente las de autores jóvenes y las que son realistas, es decir, que tratan situaciones reales.

También es cierto que hay muchas otras que he dejado a medias, o al poco de empezar, por aburridas, demasiado fantásticas, o por el recurso fácil a un “romanticismo” exagerado que con frecuencia termina (o empieza) por una relación excesivamente íntima entre los jóvenes protagonistas.

Con este preámbulo, es natural que la novela “Me debes un beso”, de Lucía Martínez Alcalde, me haya gustado. Es una primera novela, breve, de una calidad bastante superior a la media.
 





El argumento tiene una estructura interesante: una chica de 16 años y un chico de 19 se conocen y pasan una tarde juntos. Un descuido hace que no puedan localizarse de nuevo. El recuerdo de esta tarde y los intentos de búsqueda configuran un relato a dos bandas, estilo diario, en el que cada uno va recordando pequeños retazos de las horas que vivieron juntos, mientras el lector observa cómo eso va afectando a sus vidas.

Una novela fresca, equilibrada, tierna y positiva. Que profundiza en el interior de los protagonistas y plantea situaciones vitales que están en la calle.
Lo mejor: las respuestas personales, los planteamientos de fondo y… el final.

Os aseguro que si no me hubiera gustado no lo habría recomendado en el blog, pero aprovechando que conozco a la autora y que la novela se desarrolla en mi ciudad natal, le he hecho una pequeña entrevista para que explique algunas cosas de su libro

Os animo a leerla:



Lucía, al leer “Me debes un beso” me ha dado la impresión de que esta novela la empezaste en el colegio y la terminaste en la universidad, o mejor, que la escribiste en el colegio y la retocaste en la universidad. No sé si esto será así, pero mi pregunta es:¿Para qué gente y edades la recomiendas?
- Sí, la escribí estando aún en el colegio pero luego la he leído, releído, retocado, etc, todos estos años.
Creo que a partir de los 13-14 años se puede leer. Pero no considero que su público sea exclusivamente adolescentes y jóvenes. A mis amigos universitarios que ya la han leído les está gustando. Y también me han llegado buenas opiniones de adultos.
 

Y, después de tanta lectura y relectura ¿qué consideras el núcleo de esta historia? o ¿qué te gustaría comunicar con ella?
- Lo que hay de fondo en la novela, y lo que me gustaría comunicar con ella, es la experiencia universal del encuentro entre las personas. La riqueza que supone conocer a alguien -a veces, de una manera que podríamos decir “casual”- y que al final puede acabar convirtiéndose en una persona importantísima para tu vida. Sobre todo el hecho de abrirse a los demás, de atreverse a descubrir esos otros mundos que cada uno lleva dentro y cómo ese descubrimiento marca nuestras vidas.

¿Tienes pensada, medio escrita o escrita alguna otra novela?
- Ahora tengo varias ideas en mente y quiero decidirme por una para empezar a darle vueltas y escribirla este verano.



Aprovecho que estamos en un blog de libros para pedirte consejo. Como buena lectora ¿Qué tres libros recomendarías a los seguidores de "Tú qué lees"?
- Jane Eyre, de Charlotte Brönte
- Autorretrato con radiador, Christian Bobin
- Suite Francesa, de Irene Nemirovsky


4 comentarios:

Ariadna dijo...

Muy de acuerdo con su crítica del libro. A mí personalmente me ha encantado. Es rápida, pasas las páginas casi sin darte cuenta y el planteamiento de fondo...muy recomendable para pensar, igual que algunas frases que condensan mucho en muy poco.

Ale dijo...

¡me la anoto! ¡gracias Thomas!

belen dijo...

Muy buena pinta tu recomendación.
Si te gusta la literatura de jóvenes autores, te invito a conocer Conspicua, nuevo sello de Suma dedicado a estos autores.
Tienen una página en facebook muy interesante, os dejo link por si os apetece echar un vistazo.
Saludos,
https://www.facebook.com/conspicuacoleccion

juliana dijo...

Estoy impresionada,¡¡esta es su primera novela!! Con contenido y muy agil de leer. ¡¡Tiene futuro!!