lunes, 14 de mayo de 2012

Rosa candida

Esta novela ha tenido buena difusión en países muy diversos. El nombre de la autora, Auður Ava Ólafsdóttir, es tan exótico como su país, Islandia.

Algunos de los motivos de su éxito pueden ser que se lee fácil, que los problemas se van resolviendo y que acaba bien. Su lectura suscita curiosidad acerca de Islandia, de su clima, su geografía y sus habitantes.
La historia es bonita, lineal, con su dosis romántica y con una mezcla curiosa entre el realismo crudo y algunas situaciones poco creíbles.



El protagonista es un chico al que se le ha muerto hace poco su madre, con la que entre otras cosas compartía su afición a las flores y a la jardinería, en un país donde cuesta mucho que cualquier planta brote y florezca. Decide marcharse del país para hacer lo que realmente le gusta y cumplir su sueño: trabajar en una legendaria y antigua rosaleda que pertenece a un no menos antiguo monasterio de un país cercano.

Pero empezar una vida tiene sus pegas, y más aún si tienes una hija de pocos meses, fruto de una efímera relación.

La decisión de irse; el viaje; el recuerdo de su madre; la relación con su padre; el amor por las flores; y la oportunidad de conocer y cuidar temporalmente a la pequeña hija, son los mimbres que tejen la historia.

Los protagonistas son jóvenes, pero la novela no me parece que sea para público juvenil.
Más me parece una reflexión sobre la difícil tarea que tienen muchos jóvenes, a los que se les dan a la vez las piezas para ordenar su puzzle vital: trabajo, amigos, sexo, diversión, sentimientos, inquietudes, familia... pero muchas veces no tienen a nadie que les enseñe cómo se hace, y deben reconstruir una casa que han comenzado por el tejado.

Me parece que esta novela no aporta mucho, pero es entretenida.


5 comentarios:

Inmaculada dijo...

La tengo pendiente de leer. A ver qué tal resulta. Gracias por tu reseña.
Saludos.

Eva dijo...

¡Qué casualidad! El otro día me la pasé al ebook sin tener muchas referencias de ella, pero me entró curiosidad por lo de Islandia, me la voy a leer enseguida :)

anna vilardaga dijo...

Me ha gustado. Sorprendida por la calidez del relato viniendo del norte de Europa. Gracias

anna vilardaga dijo...

Me ha gustado. Sorprendida por la calidez del relato viniendo del norte de Europa. Gracias

Mariluz dijo...

Me la leeré. Acabo de leer La mujer es una isla de esta misma autora y me ha encantado y sorprendido.Es difícil encontrar lecturas con este estilo ágil, sencillo y profundo a la vez, poético desde lo más sencillo, aunque es verdad que con una visión de la realidad curiosa, a veces sorprendente por la facilidad con que se resuelven situaciones que para mi desde luego, serían mucho más complicadas de entender y de resolver.Lo que más destaco en esta escritora es su talento como escritora aunque el contenido de su mensaje, por lo menos en Esta mujer es una isla, sea dificilmente creíble.