domingo, 6 de mayo de 2012

Una historia real casi increible

En este libro, titulado "El precio a pagar", el protagonista cuenta su propia historia.
Muy actual y muy real, aunque poco frecuente en el panorama del mundo globalizado que cada día recogen los medios de información.



Se trarta de un joven irakí, heredero de una familia chiita, rica, prestigiosa y elitista por su descendencia directa de Mahoma. Convencido de su religión y de su modo de vida, es llamado a filas para la guerra contra Iran. La influencia de su familia hace que pueda estar en un lugar más bien tranquilo y allí coincide con un cristiano al que, en un principio, rechaza visceralmente, después quiere convertir al islam y, definitivamente acaba encontrando la fe en Jesucristo.

Y ahí empieza su calvario.
El suyo, el de su mujer (otra impresionante historia), el de los cristianos a los que trata de convencer para que le bauticen, pues lógicamente no se fían... y temen que sea una trampa más en un país donde está prohibido hacer proselitismo de cualquier religión que no sea el islam.

Tarda trece años en conseguir ser bautizado. Trece años de huidas, persecución, cárcel, torturas, llega a Francia donde vive actualmente.

Una historia real, de fe y de fortaleza que ayudará sin duda a fortalecer a los cristianos, y que pone una vez más de manifiesto la intolerancia y el desconocimiento que muchos tienen ante el cristianismo.

Es un libro breve, que se lee de un tirón porque es muy difícil dejarlo. Su lectura impacta y me parece muy recomendable, tanto por ver a una persona con una coherencia y fortaleza poco común, como por lo inusual de la historia, pues no es frecuente que un mahometano decida hacerse cristiano.

4 comentarios:

Pilu Blanco dijo...

A mí también me impactó la historia. Pero como literatura... Sin embargo compensa su lectura.

el bosnio dijo...

Medio mes después de la entrada, cojo de nuevo "En lugar seguro" y digo que es uno de los mejores libros que he leído. Wallace tiene una solidez y una serenidad interior que sabe comunicar.

juliana dijo...

Es un testimonio que impacta y no dejas de comertar a los demas. Se disfruta.

Sara dijo...

Mi ejemplar ha corrido de mano en mano y a todos les ha impactado. ¡Os lo aconsejo!