martes, 9 de octubre de 2012

Mi nombre es Asher Lev


Esta es una novela de División de Honor. Su lectura me ha atrapado intensamente.
Pero no quiero poner unas expectativas demasiado altas, porque me parece que no gustará a todos.

La acción se sitúa en Nueva York, años 50 del s. XX. en el ámbito de una joven familia de  judíos ortodoxos de origen ruso.
El protagonista es el primer hijo de esa familia que, desde muy pequeño, tiene el don de dibujar muy bien, lo hace a todas horas y va desarrollando una sensibilidad artística extraordinaria.


Su padre se dedica a hacer gestiones para sacar judíos de Rusia, donde hay muchos perseguidos por el régimen comunista de Stalin, y tiene que viajar con frecuencia a Europa. No entiende en absoluto esa “manía” de dibujar de su hijo, que él interpreta como frivolidad y pérdida de tiempo.

El niño, Asher Lev, va creciendo y se le van planteando profundas disyuntivas que le llevan a tener que elegir entre sus deseos de pintar y la obediencia a sus padres; entre su sensibilidad artística y la ley estricta de su pueblo judío que no lo ve con buenos ojos.

Está muy bien descrito, hasta hacérselo sentir al lector, el proceso de creación artística con la tensión interna y externa que conlleva al artista.

Para asegurar que te guste el libro, hay algunos temas que te tienen que interesar al menos un poco: El arte moderno, las costumbres judías, el mundo interior de un artista, las relaciones familiares.

El autor es Chaim Potok, un judío de origen polaco, que es rabino, pintor y escritor; es decir, que sabe de lo que está escribiendo.

Pienso que no defraudará a quien lo lea. A mí me ha parecido magistral.

4 comentarios:

Homero dijo...

A mi también me gustó mucho, y lo recomendaría sin dudar. Me pareció muy interesante la figura del rabino, que es casi quien mejor comprende a Asher, a pesar del conflicto entre el arte de este y la ortodoxia judía.

Mariuca dijo...

La recomendación me parece interesante, y siempre me ha llamado la atención como la literatura presenta a las familias judías con una cierta cultura, muy rígidos cuando su prole no se dedica a lo que se consideran las actividades prácticas y serias que se deben realizar.
un saludo.

florecilla dijo...

A mí me encantó

Fiona dijo...

Lo reeditaron hace poco porque estaba agotado, yo lo leí en la biblioteca Jovellanos en Gijón, porque entonces estaba excluído de préstamo, solo podías leerlo allí.
Me gustó mucho, luego traté de buscar si hacía referencia a algun pintor real o estaba novelado, pero no logré identificarlo.
Lo trecomiendo