martes, 29 de marzo de 2016

A orillas del Duero


El título de este libro incluye un paréntesis aclaratorio: (diario de un idealista, 1970)
Y efectivamente, eso es esta pequeña novela de Luis Ramoneda.


Un delicioso libro de 200 páginas con letra grande, escrito en forma de diario por un adolescente que vive en Soria.
Para leerlo sin grandes expectativas, y disfrutar de los relatos sencillos y limpios de seis meses de la vida de un chico que está a punto de terminar el Bachillerato en el año 1970.
Hace sentir cierta nostalgia de vida libre, de familia unida, de ciudad pequeña y amistades que se van consolidando.

Colegio, casa, amigos, primer amor, sufrimiento, inquietudes intelectuales, serenidad espiritual, disfrutar de la naturaleza… Una prosa natural, que te va llevando sin estridencias.

Lo recomiendo para pasar unas horas agradables con su lectura, y porque siempre puede ayudar a reflexionar sobre las cosas bellas que no deberíamos arrebatar a nuestros jóvenes.

Aunque apenas han pasado cuarenta años desde el año 1970, la visión del protagonista contrasta mucho con la situación actual, en la que abundan los esclavos de esos nuevos tiranos digitales que, en forma de aparatitos móviles, lo abarcan todo exigiendo inmediatez  y castrando la reflexión. Dificultando así el crecimiento armónico de la mente y del espíritu.

Bienvenidos sean libros sencillos y agradables como éste.