martes, 12 de enero de 2010

Ebano, un libro para saber de Africa


Ébano, de Ryszard Kapuscinski, es un libro que ayuda a conocer Africa como desde dentro.

Hoy he leido una breve reseña que refleja exactamente lo que recuerdo de este libro que lei con mucho interés hace años.
Creo que merece la pena dejarla tal cual:



Jugándose la vida y la salud, con pocos medios, pero sin hacer alardes, Kapuscinski no se conforma con los estereotipos o las versiones oficiales, que permiten al periodista enviar ácidas crónicas sin abandonar la comodidad del hotel.
RK se adentra solo en los barrios más pobres, y allí se instala; viaja a lugares que no son noticia para los europeos, y por rutas que sólo transitan los indígenas. Se acerca a la realidad de las personas más humildes y describe lo que ve, con una mirada humana, en la que se adivina el deseo de comprender y ayudar.
Gracias a esa cercanía amable, al trato directo con el pueblo más de a pie, y sin perder de vista quién es quién entre las autoridades de turno, logra describir con realismo cómo viven, cómo piensan, qué huellas de la historia pueden estar detrás de acontecimientos tan penosos como el genocidio de Ruanda y tantos otros, por qué en ese continente se suceden interminablemente las guerras y las violencias...Y qué hay de verdad en las versiones oficiales o seudo-oficiales que llegan hasta nosotros.

Lo recomiendo vivamente a cualquiera que le interesen los viajes, o conocer cosas de otros países.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Thomas, me encantó este libro, creo que este periodista/escritor es de lo mejor. Te recomiendo también, de él, Viajes con Heródoto, impagable.
Feliz año
Teresa

Pilu dijo...

Teresa ha dicho lo que yo quería escribir. Magnífico el de Viajes...

bibliobulimica dijo...

pues queda anotado desde ya en mi libreta del plan infinito ¡gracias Thomas!

maribel dijo...

Hola Thomas, es un libro al que ya le había echado el ojo, después de leer Viajes con Heródoto gracias a la entusiasta recomendación de Teresa, y con tu frase final:
"Lo recomiendo vivamente a cualquiera que le interesen los viajes, o conocer cosas de otros países", no puedo dejar de añadirlo a mi lista.
Un saludo ;-)

Anacleto dijo...

Estoy anonadado: me he leído un libro de los que Thomas recomienda!!
Me gustó mucho y he leído otros cuantos de él. Un crack.

Thomas dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros en que Viajes con Heródoto es muy bueno, pero a mi me gustó más Ebano.

Ya sabía yo que los guisantes no se iban a resistir ante esa frase final.

Anacleto, también te leiste los de las cruzadas, o al menos eso me dijiste. (Aclaro que con lo del crack se refiere a Kapuscinski).

Anacleto dijo...

Pero los de las cruzadas te los había pedido yo.
Hasta ahora de las recomendaciones que has hecho sólo compartía Tintín...
Por cierto, desde que sé que haces caso a las propuestas literarias del cuñadísimo has ganado muchos puntos. Realmente eres un gran lector y otro crack.

Marina García dijo...

¡Hola! Estudio Periodismo y fue uno de los libros que nos mandaron como "lectura obligada" no había devorado nada suyo y la verdad es que me sorprendió. Aunque falleció, nos ha dejado todo un legado. La forma en la que cuenta la Historia es excepcional. Uno de los mejores, sin duda. ¡Un saludo! Estaré pendiente del blog, lo descubrí a través de Qué Leo Ahora.

Susana dijo...

Me alegra que a Marina se lo mandasen como lectura obligatoria en la carrera, creo que es un libro imprescindible para el que se plantee ser un buen periodista, me ha animado mucho ver tu recomendación. En general veo que cuidas mucho lo que recomiendas. Felicidades.

Eva. dijo...

Esta lectura creo que sí me la apuntaré. Gracias.

madison dijo...

Me inicié en la lectura de Kapuscinski con su libro Viajes con Heródoto, era un mes de agosto lo cual favoreció que lo leyera prácticamente en un día. Desde entonces he comprado y leido, creo, prácticamente todos sus libros.
Lo genial de Kapuscinski es que no solo le gustaba su profesión si no que la vivía, por eso no le importaba el peligro y quizá se arriesgaba más de lo debido. En este caso estuvo al borde de la muerte. Para él era su vida, para nosotros un lujo que nos la haya explicado tan soberbiamente bien.
Siempre recomiendo sin cansarme Los cínicos no sirven para este oficio, es una maravilla también y muy breve. A él le gustaba mucho, creo que era uno de sus preferidos.
El día que murió fue un día muy triste para mí.
Bien, creo que me he extendido demasiado en mi comentario, así que pido disculpas.
Un abrazo Thomas

Thomas dijo...

Estás disculpada, Madison, porque has hecho un comentario muy bueno.

Ameskoano dijo...

Fue el primer libro que leí del autor. Lo leí poco después de estar un mes en Africa. Y al leerlo me dije: ¡eso es! ¡así es Africa! ¡así me gustaría ser capaz de describir lo que he vivido!

lorenz dijo...

Me gustó. Algo así como si caminar por Africa, fuera caminar por nuestra propia casa. Esta tierra es nuestra tierra, esta gente es nuestra gente. Esto me parece Ebano.