lunes, 1 de marzo de 2010

Una aventura real

Desde hace unos años tengo buenos amigos australianos y, quizá por ello, un interés especial por la cosas de Australia.
No sé si tendré la oportunidad de ir allí, pero sí he procurado leer y conocer por diversas vías aspectos referentes a la historia, la actualidad y la geografía de Australia.

En este contexto encontré por casualidad, viendo la biblioteca de un amigo, un libro titulado "El naufragio del Stefano", editado por Siruela.


Como los libros de aventuras en el mar no están entre mis preferidos lo devolví a la estantería, pero al hacerlo leí, como de refilón: Australia. Eso ya era otra cosa y entonces me interesé por el contenido.
Se trata de una historia real. Un barco inglés que naufragó en el año 1875 frente a las costas australianas. La mayor parte de la tripulación eran croatas. Pocos se salvaron y de ellos sólo dos sobrevivieron porque tuvieron la fortuna de ser encontrados al cabo de unas semanas por unas tribus aborígenes que, durante varios meses, los fueron llevando con ellos hasta dejarlos en un lugar habitado.
Su historia, manuscrita por los propios supervivientes, la aprovecha Gustave Rathe para escribir este libro.


Realmente descubrí cosas muy interesantes acerca de las costumbres de esas tribus de cuya historia y costumbres se habla tanto como se desconoce.
No sé si será fácil conseguir el libro, pero si te gustan las aventuras reales, te lo aconsejo porque resulta interesantísimo.

5 comentarios:

maribel dijo...

Hola Thomas
Yo tampoco me animo mucho con las historias "nauticas", y eso que el último post del Guisante habla de una de ellas (leído por Roberto, jejeje), y que acabo de terminar "La playa de los ahogados" de Domingo Villar, también de Siruela.

Si me gusta conocer y aprender de las costumbres de otros países, y creemé, cuando uno se interesa tanto, acaba visitando....

Tu reseña me trae a la memoria la aventura de Shackleton o Relato de un naufrago de Gabo.
Gracias por compartir ;-)

Jose Luis dijo...

Me gustan las historias y aventuras, y mucho más si son reales.
Esta tiene buenapinta

El Guisante Verde Project dijo...

Hola Thomas, aunque Maribel ya pasó, también quiero hacerlo yo.
Al igual que a tí no me entusiasmas las historias naúticas, pero de vez en cuando, nos encontramos en las manos uno de esos libros que nos atrapan, a veces por motivos que nada o poco tienen que ver con lo que el libro cuenta. Tu interés por Australia te llevó a este.
Una reseña de Pérez Reverte me hizo a mi pasar de La Cacería, aunque luego pensé: ¿y si de verdad merece la pena?.
Nunca se sabe...

Saludos!

Thomas dijo...

Se nota que bajan los comentarios en loslibros menos conocidos, o menos actuales.
Por eso me alegro más de leeros aquí dando vuestra opinión y comentando cosas siempre interesantes, como vuestro blog.
Un abrazo,

Eva dijo...

La verdad es que Australia se me hace un país muy lejano y como él otros, gracias a los libros me he permitido conocer más sobre la cultura y las historias de otros países. Este libro en concreto no lo conocía pero nunca está de más. Gracias.